Suiza (en alemán: die Schweiz;nota 2 en francés: la Suisse; en italiano: Svizzera; en romanche: Svizra), oficialmente conocida como Confederación Suiza (Confoederatio Helvetica en latín, de ahí que sus códigos ISO sean CH y CHE) y citada en ocasiones como Confederación Helvética, es un país sin salida al mar ubicado en Europa central y que cuenta con una población de 7.725.200 habitantes (2009).7 Suiza es una república federal de 26 estados, llamados cantones. Berna es la sede de las autoridades federales, mientras que los centros financieros del país se encuentran en las ciudades de Zúrich, Basilea, Ginebra y Lugano.8 Suiza es uno de los países más ricos del mundo según su PIB per cápita (séptimo lugar a nivel mundial), que asciende a 67.384 dólares estadounidenses.5 El 50% de su Producto Interno Bruto (PIB) procede de negocios financieros, de hecho se calcula que en Suiza se deposita un tercio de la riqueza en manos privadas de todo el mundo.9
Suiza limita al norte con Alemania, al oeste con Francia, al sur con Italia y al este con Austria y Liechtenstein. Diplomáticamente se caracteriza por su política de relaciones exteriores neutral, sin haber participado activamente en ningún conflicto internacional desde 1815, y es la sede de varias organizaciones internacionales, incluyendo la Cruz Roja, la Organización Mundial del Comercio y una de las dos oficinas de la ONU en Europa, además también es sede de la FIFA, máximo organismo del fútbol a nivel mundial, y de la UEFA, mayor ente del fútbol europeo. Suiza no es miembro de la Unión Europea pero desde 2005 forma parte del espacio de Schengen; es una nación multilingüe y cuenta con cuatro idiomas nacionales: alemán, francés, italiano y romanche. La fecha de creación de Suiza como nación se fijó el 1 de agosto de 1291 de acuerdo con la tradición, de ahí que cada año se celebre la fiesta nacional ese mismo día.
Actualmente, se percibe a Suiza como uno de los países más desarrollados del mundo. Por su política de neutralidad, el país alberga gran cantidad de inmigrantes provenientes de naciones de varios continentes, por lo que es considerado como uno de los países europeos con mayor diversidad cultural. Finalmente, es reconocida internacionalmente por su turismo de montaña y por sus relojes, chocolates, navajas, bancos, trenes y quesos.10

Cursos dictados en Suiza

Geografía

Extendiéndose sobre las laderas norte y sur de los Alpes, Suiza comprende una gran variedad de formas de relieve y climas en una limitada área de 41.285 km².37 La población total es de algo más de 7,7 millones de habitantes, resultando en una densidad de población de unos 187 h/km².37 38 39 40 La parte sur del país es montañosa y se encuentra menos densamente poblada que la parte norte, donde el terreno, en parte boscoso y en parte despejado, cuenta con la presencia de varios lagos.37
Suiza se puede dividir en tres áreas topográficas básicas: los Alpes suizos en el sur, la meseta suiza en el centro, y las montañas de Jura en el norte.37 Los Alpes es una cordillera de montañas altas que corren a través del centro y sur del país, ocupando cerca del 60% de la superficie total. Entre los picos más altos de los Alpes suizos, siendo el mayor la Punta Dufour (Dufourspitze) con 4.634 msnm,37 se encuentran múltiples valles, con cascadas y glaciares. Estos conforman la cabecera de algunos de los ríos más importantes de Europa, como el Rin, el Ródano, el Eno, el Aar y el Tesino. Otros ríos corren por el país y desembocan en los grandes lagos que hay en el territorio nacional como el lago Lemán, el lago de Zúrich, el lago de Neuchâtel o el lago de Constanza.37
Una de las montañas más famosas del país es el Cervino (4.478 msnm) en los Alpes Peninos, formando parte de la frontera con Italia. Otras de las montañas más altas del país se encuentran en esa zona: la Punta Dufour (4.634 msnm), el Dom (4.545 msnm) y el Weisshorn (4.506 msnm). En la sección de los Alpes berneses, al norte de Lauterbrunnen, se encuentra un valle con 72 cascadas, también conocido por los montes Jungfrau (4.158 msnm) y Eiger (3.970 msnm), y otros de los valles más pintorescos de la región. En el sureste destaca el valle de Engadina, donde se encuentra la comuna de Sankt Moritz, y el pico más alto de la zona es el Piz Bernina (4,049 m).42
La parte norte del país es la más poblada, ocupando cerca del 30% de la superficie del país, es también llamada meseta o Tierra Media (Mittelland). Cuenta con amplios valles con colinas, bosques y pastizales, usualmente utilizados para la agricultura y la ganadería. Es en esta zona donde se ubican las ciudades y los lagos más grandes de Suiza.42 El lago más grande del país es el lago Lemán, ubicado en la parte oeste y compartido con Francia.
El clima es por lo general templado, pero puede variar mucho de localidad a localidad,43 de las condiciones glaciares en la cima de las montañas a un clima casi mediterráneo en el sur del país. Los veranos suelen ser cálidos y húmedos con lluvias periódicas que ayudan al desarrollo de la agricultura en la región. Los inviernos en las montañas alternan días de sol y nieve, mientras las tierras más bajas tienden a tener días nublados y neblinosos. Un fenómeno climatológico llamado Efecto Föhn43 puede ocurrir en cualquier época del año, incluso en invierno, y se caracteriza por el paso del aire cálido del Mediterráneo por los Alpes desde Italia. Las zonas con menos precipitaciones son los valles del sur en el Valais,43 donde se cultiva el valioso azafrán y viñedos para la producción de vinos. Los Grisones también tienden a ser más secos y ligeramente más fríos,43 aunque a veces reciben numerosas nevadas en invierno. Las condiciones más húmedas del país persisten en las alturas de los Alpes y en el cantón del Tesino, donde las lluvias y nevadas son abundantes.43 La zona este tiende a ser más fría que la zona oeste del país, además de que las precipitaciones suelen ser escasas a lo largo del año, con variaciones menores entre el paso de las estaciones. El otoño suele ser la estación más seca del país, aunque los patrones del clima en Suiza pueden variar mucho de un año a otro, haciendo que sea muy difícil predecirlo.
Los ecosistemas de Suiza pueden ser particularmente vulnerables, lo cual se debe a que los múltiples valles delicados separados por las montañas a menudo forman ecosistemas únicos. Las regiones montañosas en sí son también vulnerables, con una amplia gama de plantas que no se encuentran a esas altitudes en otras partes del mundo, pero que se enfrentan el maltrato de los visitantes y de la ganadería.

Economía

Suiza cuenta con una de las economías capitalistas más estables, poderosas y modernas del mundo,45 ubicada entre las diez mejores según el Índice de Libertad Económica de 2009.46 El PIB nominal per cápita de Suiza es más alto que el de la mayoría de las economías europeas, sólo superado por el de Luxemburgo, Noruega, Qatar, Islandia e Irlanda. La moneda oficial del país es el franco suizo (CHF).
El índice de paridad de poder adquisitivo (PPA) de Suiza se encuentra entre los quince mejores del mundo.47 El reporte de competitividad del Foro Económico Mundial coloca a la economía de Suiza como la segunda más competitiva en el mundo.48 En gran parte del siglo XX, Suiza fue el país más rico en Europa por un margen considerable.45
Suiza es el hogar de algunas de las corporaciones multinacionales más grandes del mundo. Las compañías más grandes de Suiza son Glencore, Nestlé, Novartis, Hoffmann-La Roche, ABB, SIKA AG y Adecco.49 También destacan UBS AG, Servicios Financieros Zúrich, Credit Suisse Group, Swiss Re y los grupos relojeros Swatch y Richemont.
Entre las actividades económicas más importantes en Suiza se encuentran la industria química, la industria farmacéutica, la fabricación de instrumentos musicales y de medición, las inmobiliarias, los servicios financieros y el turismo. Las principales exportaciones del país son los productos químicos (34% de los bienes exportados), la maquinaria electrónica (20,9%) y los instrumentos de precisión y relojes (16,9%).50 Los servicios exportados suman un tercio de los bienes exportados.50
La población económicamente activa llega a los 3,8 millones de personas. Suiza cuenta con un mercado laboral más flexible que los países vecinos y el índice de desempleo se mantiene bajo. Sin embargo, el índice de desempleo aumentó de 1,7% en junio de 2000 a 3,9% en septiembre de 2004. En abril de 2009 el índice de desempleo había bajado hasta 3,4%, en parte debido al alza de la economía que comenzó a mediados de 2003.50
El sector privado en la economía suiza es inmenso, además de que el país cuenta con bajas tasas de impuestos para los estándares occidentales; siendo una de las más bajas de los países desarrollados.51 El lento crecimiento económico de Suiza en la década de 1990 y principios de 2000 trajo consigo una serie de reformas económicas para adaptarse al modelo de la Unión Europea.52 Según Credit Suisse, sólo el 37% de los habitantes del país es dueño de su propia casa, uno de los índices más bajos en toda Europa. El aumento de los precios de los alimentos y bienes raíces fueron del 145 y 171% en 2007, mientras que en Alemania fueron del 104 y 113%.50 El proteccionismo agrícola, una rara excepción a la política de libre comercio suiza, contribuye al alza de los precios de los alimentos. Según la OECD, la liberalización de los mercados está retrasando algunas economías europeas como Suiza.52 Sin embargo, el PPA suizo es uno de los más altos en el mundo.53 Aparte de la agricultura, las barreras económicas y del comercio entre la Unión Europea y Suiza son mínimas y el país ha firmado múltiples acuerdos de libre comercio con otros países del mundo.

Educación, ciencia y tecnología

La educación en Suiza es muy diversa debido a que la constitución del país delega la autoridad del sistema escolar a cada subcantón.65 Existen escuelas públicas y privadas, incluyendo muchos colegios de renombre internacional. En todos los cantones, la edad mínima para ingresar en la escuela primaria es de seis años.65 La escuela primaria consta de cuatro o seis grados, dependiendo de cada escuela. Tradicionalmente, la primera lengua extranjera que se enseñaba en las primarias era alguno de los otros idiomas nacionales, aunque en el año 2000 en algunos cantones se comenzó a dar clases de inglés.65 Al final de la escuela primaria (o al comienzo de la escuela secundaria), los alumnos son separados en varios grupos (a menudo tres) de acuerdo a sus capacidades intelectuales. Los que aprenden más rápido son inscritos en clases avanzadas para ser preparados para el examen matura o bachillerato y para estudios más específicos,65 mientras que los escolares que asimilan los conocimientos un poco más lentamente reciben una educación más adecuada a sus necesidades.
Existen 12 universidades en Suiza, diez de ellas son administradas a nivel cantonal y usualmente ofrecen carreras no técnicas. La primera universidad del país fue fundada en 1460 en Basilea (con una facultad de Medicina), y tiene fama de ser uno de los mejores centros de investigación química y médica en Suiza. La mayor universidad del país es la Universidad de Zúrich con cerca de 25.000 estudiantes. Los dos institutos administrados por el gobierno federal, la ETH en Zúrich (fundada en 1855) y la EPFL en Lausana (fundada en 1969, anteriormente asociada a la Universidad de Lausana), gozan de una excelente reputación internacional. En 2008, la ETH Zúrich figuraba entre los mejores quince institutos del campo Ciencias Naturales y Matemáticas según una lista publicada por la Universidad de Shangai Jiao Tong,66 mientras la EPFL se encontraba en el puesto 18.º de la categoría Ingeniería/Tecnología y ciencias computacionales. Además, existen varias universidades de ciencias aplicadas. Suiza tiene el segundo mayor índice de estudiantes extranjeros en educación terciaria, sólo por detrás de Australia.67
Hay varios científicos suizos que han sido galardonados con el premio Nobel, por ejemplo el famoso físico de origen alemán Albert Einstein, quien desarrolló la teoría de la relatividad mientras trabajaba en Berna. Más recientemente Vladimir Prelog, Heinrich Rohrer, Richard Ernst, Edmond Fischer, Rolf Zinkernagel y Kurt Wüthrich recibieron el premio Nobel de diversas ciencias. En total, hay 113 ganadores del premio Nobel que tienen alguna conexión con Suizanota 7 y el Premio Nobel de la Paz ha sido entregado nueve veces a organizaciones con sede en el país.68
En Ginebra se encuentra el laboratorio más grande del mundo, el CERN,70 dedicado a la investigación de la física de partículas. Otro importante centro de investigación es el Instituto Paul Scherrer. Invenciones muy conocidas incluyen el LSD, el microscopio de efecto túnel (premio Nobel) y el popular velcro. Algunas tecnologías ayudaron a la exploración de nuevos mundos, como el globo presurizado de Auguste Piccard y el batiscafo de Jacques Piccard, que le permitió llegar al punto más profundo del océano.
La Agencia Espacial Suiza, llamada Oficina Espacial Suiza, participó en el desarrollo de varios programas y tecnologías espaciales. En 1975 también fue uno de los diez fundadores de la Agencia Espacial Europea y es el séptimo contribuyente más importante para la AEE. En el sector privado, varias compañías están implicadas en la industria espacial, como Oerlikon Space71 y Maxon Motors.72

Religión

Suiza no tiene ninguna religión de estado oficial, aunque la mayoría de los cantones (excepto el de Ginebra y el de Neuchâtel) reconocen sus propias iglesias oficiales. En todos los casos incluyen la Iglesia Católica y la Iglesia Reformada de Suiza que son financiadas con el impuesto eclesiástico. Estas iglesias, y en algunos cantones la Iglesia católica antigua y las congregaciones judías, son financiadas por diezmos pagados por los creyentes.90
El cristianismo es la religión predominante en Suiza, dividido entre la Iglesia católica (41,8% de la población) y varias iglesias protestantes (40%). La inmigración ha traído el islam (4,3%, predominante entre los kosovares y los turcos) y a la Iglesia ortodoxa (1,8%) como las minorías religiosas más importantes.91 La encuesta del Eurobarómetro de 200592 anunció que el 48% de los suizos entrevistados era teísta, el 39% expresó creer en \\\"un espíritu o una fuerza de la vida\\\", el 9% era ateo y el 4% agnóstico. El 30 de noviembre de 2009 el pueblo suizo aprobó por referendo la prohibición de la construcción de minaretes en el país.93 El 30 de noviembre de 2009 el 57,5% de los suizos votó a favor de la prohibición de los alminares en el país, lo que ocasionó que se llevaran a cabo varias protestas en varias partes del mundo por parte de musulmanes.94

El país ha estado históricamente dividido entre los católicos y los protestantes, con una compleja mezcla de territorios con mayorías católicas y protestantes por todo el país. En 1597, el cantón de Appenzell fue oficialmente dividido en dos para los católicos y protestantes.95 Las ciudades más grandes (Berna, Zúrich y Basilea) son predominantemente protestantes. El centro del país, así como el Tesino, son tradicionalmente católicos. La constitución federal de 1848, bajo la reciente impresión de los enfrentamientos entre los cantones católicos y protestantes que culminaron en la Sonderbundskrieg, define un Estado consociacional, permitiendo la coexistencia pacífica entre ambos grupos. En 1980 se votó una iniciativa para separar completamente la iglesia y el Estado pero fue rechazada, con sólo el 21,1% de la población a favor.

Cultura

La cultura de Suiza está influenciada por los países vecinos, pero a través de los años se ha desarrollado una cultura distinta e independiente con algunas diferencias regionales. En particular, las regiones francófonas se orientaron más hacia la cultura francesa.96 En general, los suizos son conocidos por su larga tradición humanitaria, ya que Suiza fue el lugar de nacimiento del movimiento de la Cruz Roja y alberga al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. De forma similar, en la Suiza alemana están más orientados hacia la cultura alemana, aunque los hablantes del suizo alemán se identifican estrictamente como suizos debido a la diferencia entre el alto alemán y los dialectos del alemán suizo. En la Suiza italiana se percibe mayormente la cultura italiana.96 En resumen, una región tiene una conexión cultural más estrecha con el país vecino que comparte su idioma. La lingüísticamente aislada cultura romanche en las montañas del este de Suiza se esfuerza por mantener viva sus tradiciones no sólo lingüísticas.96
Muchas zonas montañosas están altamente conectadas con las culturas deportivas del esquí en invierno y del senderismo en verano.97 A lo largo del año, algunas zonas tienen una cultura de ocio para atraer el turismo, aún en primavera y verano, a las estaciones más tranquilas, cuando hay menos visitantes y mayor presencia suiza. Una tradicional cultura de granjas y cultivos también predomina en algunas zonas y las pequeñas granjas continúan omnipresentes en las afueras de las ciudades.
En el cine, las producciones estadounidenses conforman la gran mayoría de las carteleras, aunque varias películas suizas han tenido éxito comercial.98 El arte folclórico se mantiene vivo gracias a varias organizaciones ubicadas a lo largo del territorio nacional, donde se fomenta la música, la danza, la poesía, la talla de madera y el bordado. La trompa de los Alpes, una trompa hecha de madera, junto con el yodel y el acordeón, se han convertido en el símbolo internacional de la música suiza tradicional.99

Literatura

Como la confederación, desde su fundación en 1291, estuvo compuesta casi exclusivamente por regiones de habla alemana, las primeras obras literarias están en alemán. En el siglo XVIII, el francés se convirtió en el idioma de moda en Berna y otras regiones, mientras la influencia de los aliados francófonos y otros territorios se iba marcando más que antes.
Entre los autores clásicos de la literatura suiza en alemán se encuentran Jeremias Gotthelf (1797-1854), Gottfried Keller (1819-1890) y Conrad Ferdinand Meyer (1825-1989). Los cuatro máximos representantes de la literatura suiza del siglo XX son Carl Spitteler (1845–1924) (Premio Nobel de Literatura, 1919), Robert Walser (1878-1956), Max Frisch (1911-1991) y Friedrich Dürrenmatt (1921-1990), autor de Die Physiker (Los físicos) y Das Versprechen (La promesa).100
Los escritores suizos francófonos más prominentes son Jean-Jacques Rousseau (1712-1778), Germaine de Stael (1766-1817) y Benjamin Constant (1767-1830). Autores más recientes incluyen a Blaise Cendrars (nacido Frédéric Sauser, 1887-1961), a Charles Ferdinand Ramuz (1878-1947), cuyas novelas describen la vida de los campesinos que habitaban las zonas montañosas, en una época decadente,100 a Gustave Roud (1897-1976) y a Philippe Jaccottet (n. 1925). Autores de habla italiana y romanche también han contribuido a la literatura suiza, pero de una forma más modesta.
Probablemente, la creación más famosa de la literatura suiza sea Heidi, la historia de una niña huérfana que vive con su abuelo en los Alpes, uno de los libros para niños más populares en el mundo que se ha convertido en un símbolo de Suiza. Su creadora, Johanna Spyri (1827-1901), escribió otras obras con temas similares.100

Deportes

Gran parte de los deportes más populares en Suiza son deportes de invierno. El esquí y el montañismo son muy practicados en el país tanto por suizos como por extranjeros, ya que sus cumbres nevadas atraen a alpinistas de todo el mundo.107 El país ha organizado múltiples campeonatos y torneos mundiales de deportes invernales, incluyendo dos ediciones de los juegos olímpicos de invierno en 1928 y 1948, ambos en Sankt Moritz. Además, en Engelberg, se celebra anualmente una de las pruebas de la Copa de Mundo de saltos de esquí.
Como otros europeos, muchos suizos son aficionados del fútbol y el país cuenta con su propia selección nacional, organizada por la Asociación Suiza de Fútbol. Desde la década de 1920 el fútbol cobró popularidad y comenzó una época de auge de este deporte en el país, el cual culminó en 1954, cuando Suiza organizó el Campeonato Mundial de fútbol. Tras un estancamiento en las décadas que le siguieron, a finales de la década de 1990, la selección de fútbol logró clasificarse para el la Copa Mundial de Fútbol de 1994, con lo que el país retomó el interés por el fútbol.108 Hasta 2009, la selección nacional ha disputado 8 Copas del Mundo, siendo los cuartos de final su mejor resultado. En 2008, Suiza organizó junto a Austria la Eurocopa. Suiza ha participado en 3 Eurocopas, donde nunca ha pasado de la primera fase. La principal competición de fútbol del país es la Super Liga Suiza.
Muchos suizos también son seguidores del hockey sobre hielo y apoyan a uno de los 12 clubes en la Liga A. En abril de 2009 Suiza fue la sede del Campeonato Mundial de la IIHF, por décima ocasión.109
El ciclismo es otro deporte que también cuenta con una amplia promoción y participación. En Suiza, se celebran gran variedad de pruebas ciclistas como la Vuelta a Suiza y el Tour de Romandía, además de que el país ha sido sede de campeonatos internacionales como el Campeonato Mundial de Ciclismo de Ruta. Entre los ciclistas suizos más destacados se encuentran Fabian Cancellara, Alex Zülle y Tony Rominger.
Otros deportes que han cobrado popularidad en Suiza incluyen el tenis, con tenistas de la talla de Roger Federer y Martina Hingis; y el Patinaje artístico sobre hielo, destacando el patinador Stéphane Lambiel. En ambos deportes los suizos han ganado múltiples torneos y campeonatos. Además existen otros deportes donde varios deportistas suizos han sido exitosos como la esgrima (Marcel Fischer), el piragüismo (Ronnie Dürrenmatt), la vela (Alinghi), el kayakismo (Mathias Röthenmund), el voleibol (Sascha Heyer, Markus Egger, Paul y Martin Laciga), entre otros.
El automovilismo, el motociclismo y otros deportes similares fueron prohibidos en Suiza después del desastre de Le Mans en 1955 con la excepción de eventos como la carrera de montaña. Esta prohibición fue retirada en junio de 2007.110 Durante este periodo, siguieron surgiendo en varias regiones del país varios corredores exitosos como Clay Regazzoni, Jo Siffert y el corredor del Campeonato Mundial de Turismos Alain Menu. Suiza también ganó la Copa Mundial de Motocross A1GP en la temporada 2007-2008, con el conductor Neel Jani. El motociclista suizo Thomas Lüthi ganó el Campeonato Mundial MotoGP de 2005, en la categoría de 125cc.
Los deportes tradicionales suizos incluyen la lucha llamada Schwingen, una antigua tradición de los cantones rurales del centro del país.111 El steinstossen es la variante suiza del lanzamiento de peso, una competición donde se arroja lo más lejos posible una pesada piedra. Practicado entre la población alpina desde la época prehistórica, se popularizó en Basilea alrededor del siglo XIII. El hornussen es otro deporte autóctono de Suiza, el cual es una mezcla entre el béisbol y el golf y es practicado principalmente en la zona norte del país.111

Buscador de cursos

Puede buscar el curso que quiera simplemente eligiendo lugar donde le gustaría estudiar.